Cómo mejorar la autoestima en 5 pasos

Tener un buen concepto de uno mismo es una de las claves para desarrollar una vida equilibrada y satisfactoria. Este proceso de confianza y seguridad en uno mismo puede sufrir altibajos por distintas circunstancias. Por eso, es interesante que tengas a mano estos consejos para mejorar la autoestima. Un sencillo paso a paso que puedes poner en práctica en cualquier momento.

 

5 pasos para mejorar la autoestima


La autoestima se va adquiriendo, poco a poco, desde el primer instante en el que tomamos conciencia de nuestra propia existencia como seres únicos. De ahí que, desde Pensaments Psicólogos Mallorca no nos cansemos de insistir en la importancia de proporcionar a los niños apoyo para que adquieran seguridad en sí mismos y en sus potencialidades.

 

Pero, no te preocupes si atraviesas una época de dudas y desconfianza en tus capacidades. Hay distintos factores que pueden inducir a una pérdida de autoestima. Ten claro que, ¡siempre se puede mejorar la autoestima! Y te proponemos una estrategia sencilla apoyada en tan solo 5 pasos.

 

1. Críticas sí, pero con cariño


¿Qué pensarías de alguien que está constantemente recordándote lo que has hecho mal? Desde luego, que no está intentando ayudarte. Pues, aplica ese mismo criterio a tu autocrítica. Está bien que revises tus fallos, siempre que lo hagas con una perspectiva positiva y que no olvides, a la vez, poner en valor tus éxitos.

 

2. Mejorar la autoestima con el lenguaje corporal


Te va a sorprender, pero tienes una herramienta muy sencilla a tu alcance para aumentar tu autoestima. Se trata de corregir tus posturas. ¿No te has fijado que cuando estás decaído sueles encogerte? El lenguaje corporal influye en tu estado de ánimo más de lo que imaginas.

 

Y no es solo una percepción. Hay toda una teoría sobre las “Posturas de poder”, aquellas que te ayudan a reforzar tu seguridad: cuerpo erguido, frente alta, brazos relajados… Es más, existen estudios que demuestran que este tipo de gestos tienen una respuesta química, con aumento de testosterona o disminución de cortisol (relacionado con estrés y ansiedad).

 

3. Vive el presente


El pasado no suele ser un buen aliado de la autoestima. Sobre todo, porque solemos echar la vista atrás y quedarnos ahí, pensando que cualquier tiempo pasado fue mejor. O, en el otro extremo, recrearte en todos los errores que cometiste, las metas que no alcanzaste. Recuerda que la vida es una experiencia dinámica, en constante proceso de cambio, y eso te deja siempre abierto un abanico de posibilidades.

 

4. Focaliza tus verdaderos objetivos


El pensamiento es un instrumento muy poderoso, que te puede ayudar tanto como jugarte malas pasadas. Porque, las personas tenemos infinidad de pensamientos, fantaseamos sobre innumerables situaciones. Eso no quiere decir que tengas que darles a todos el mismo valor.

 

Filtra y separa aquellos que son más realistas de los que, simplemente, son ocurrencias puntuales. Y, a la hora de ponerte retos, mejor que te olvides de generalizar. Es más práctico que te vayas poniendo pequeñas metas, que te irán conduciendo paso a paso hacia ese objetivo final. No olvides ir disfrutando y celebrando cada uno de esos mini logros.

 

5. Acéptate por lo que eres, sin comparaciones


Sabemos que es casi imposible, en estos tiempos de exposición constante, que te abstraigas de las comparaciones. Sin embargo, una de las principales causas de la baja autoestima es valorarte en comparación con los demás. Además de injusto, porque las circunstancias individuales son siempre distintas, es tramposo.

 

Y es que, solemos compararnos justo con la persona que más destaca en una actividad determinada. ¡Así es imposible! Nunca correrás el maratón en los tiempos del plusmarquista Kelvin Kiptum. Ni tocarás el piano como Rachmaninov. Pero eso no debe impedirte disfrutar corriendo y entrenando, superando tus propias marcas. O relajarte tocando el piano u otro instrumento por el simple placer de hacerlo cada vez mejor.

 

Son solo dos ejemplos extremos que nos sirven para que visualices hasta qué punto lo importante es conocerte a ti mismo, con tus defectos y tus cualidades. A partir de ahí, los límites solo te los pones tú.

 

Al final, todas estas medidas para mejorar la autoestima se podrían resumir en una: trátate a ti mismo con el cariño y el respeto que dedicas al resto de personas. Un ejercicio que puede ayudarte es que te acuestes cada noche pensando en todo lo positivo que has conseguido ese día. Por pequeño que sea el logro, seguro que es un estímulo. Y, si necesitas apoyo, ya sabes que puedes encontrarlo en nuestra consulta de atención psicológica.